lunes, 15 de octubre de 2012

Poor Andy SUPERSTAR

El lunes pasado día 8, tuve una experiencia vital, aunque a vosotr@s os pueda parecer anecdótico, para mí fue una mañana de reflexión.
Va de exposiciones y "falacias" la cosa, va concretamente de una exposición sobre "cómo tomar conciencia de lo idiotas que somos a veces".

Fotografía sacada del perfil de: obra social bancaja en flickr

Todo empezó con un euro "benéfico" para la campaña 365 Comidas Solidarias de Casa Caridad de Valencia, "Helmut Federle esential" y la segunda planta del centro obra social Bancaja de Valencia (o quizá debería escribir Bankia). Hasta aquí, todo era normal, muy ordinario, hasta la obra, que en aquella sala colgaba de las paredes, lo hacía de una manera políticamente correcta. Lo más interesante que había allí, bajo mi humilde punto de vista, eran los textiles colgados entre las obras, queriendo mostrar la idea original del tal artista suizo Helmut Federle, colchas y tapices aparentemente hechos a mano y procedentes principalmente de la América profunda y el Japón más tradicional, procedentes de su colección privada. Estos textiles junto con los cuadros gigantes, era un contraste peculiar pero honestamente razonable para relacionar su trabajo abstracto.
 
Todo cambia cuando decido concluir con la muestra de Helmut, y bajar a la primera planta del edificio, creo que le llaman la sala Picasso. Un título Gigante con letras de vinilo (típico), abría la exposición: "Andy Warhol superstar". Y yo, expectante, entré y recorrí la sala. Allá había alguna frase interesante sacada seguramente, de un libro biográfico. Quise tomar una fotografía para recordar alguna de esas frases pegadas en la pared, aunque finalmente sólo conseguí fotografiar una de ellas. Solo una, pero muy intensa, que sintetiza muy bien quién era supuestamente este individuo americano. Decía así: "no tengo ningún mensaje concreto, ojalá lo tuviera. Sería fantástico tenerlo. Creo que no hay mejor mensaje que la diversión, así que intentemos ser divertidos".  
Al tomar la foto con mi teléfono móvil, una empleada de "seguridad" de la sala me saludó muy amablemente, me miró y dijo ¡hola!, y yo (queriendo ser también simpática) le contesté con otro ¡hola! :D 

Fotografía tomada desde la cámara de mi teléfono móvil.

Cuando me dispuse a sacar otra foto a otro títulito de esos...tuve por primera vez en mucho tiempo, la sensación de ser muuuy pequeñita e inocente. La misma mujer uniformada, me impidió volver a fotografiar en la sala. Se dirigió a mí y dijo que estaba prohibido fotografiar la obra. Yo, muy amablemente, le dije que no fotografiaba la OBRA, sino los títulos de la sala, cuando ella me replicó que únicamente se podían hacer fotos en la zona habilitada para ello. Es decir, un "tinglao" que habían "montao" para sortear la supuesta réplica del sofá del estudio del ARTISTA PADRE DEL POP ART.
Así que lo único que conseguí después de la pequeña disputa, fue esta fotografía: "una de las puertas del WC de señoras de la primera planta del edificio de la obra social Bancaja".

Mientras apretaba el botón de disparo, me acordé súbitamente de los surrealistas. Todo parecía dentro de la normalidad, pero, a medida que te adentrabas en sus profundidades...voilà! descubres que el orden de las cosas solo es aparente. 
Mi cerebro hizo un chasquido repelente, no encontró las premisas para establecer un orden lógico en todo aquel "tinglao" que se habían montado unos cuantos, entre ellos Fernando castro, comisario de la exposición. 

Hasta entonces, era  impensable la relación entre el SUPERSTAR de la NO-filosofía del POP ART, y el trabajo impoluto de la vigilante de seguridad, que supuestamente "velaba por la integridad de la obra" que allí se exponía.

Esta experiencia, ha sido vital para entender un poquito más el ensayo de Walter Benjamin "El arte en la era de su reproducción técnica" y el Pop Art del Poor Andy. Ahora, después de unos días, entiendo y doy las gracias a esa vigilante que hizo "tan bien" su trabajo, por facilitarme en trabajo de reflexión, por cuestionarme el dichoso "aura" de la obra de arte original, y por consiguiente, salir de allí con la sensación de no saber si me han tomado el pelo o simplemente esa es la realidad que vivimos. 

Eso si, sin fotos por favor!
Aún podéis ir a experimentar vuestra capacidad de interpretación hasta el 5 de Enero de 2013. Quizá tenéis la mala o la buena suerte de acompañarme en el sentimiento...

No hay comentarios:

Publicar un comentario